Estrategia Energética en residencias de mayores

image description

La eficiencia energética se ha convertido en una de las grandes líneas estratégicas de actuación en nuestra sociedad. Con ella nos enfrentamos a tres grandes desafíos: El ambiental, la dependencia y el sobrecoste. En cualquiera de las soluciones estudiadas para resolver estos desafíos se debe de mantener y mejorar los estándares de comodidad y confortabilidad de los residentes y usuarios, así como facilitar el trabajo y las condiciones del mismo al equipo humano.

La innovación de las Residencias de Ancianos y Centros de Día está íntimamente relacionada con la capacidad del sector para identificar las posibilidades de mejora en la gestión. En este sentido, es importante tomar conciencia de la importancia que supone el gasto energético, que representa uno de los capítulos más relevantes de los costes de toda instalación. Para ello hay que contar con profesionales del sector que aseguren un consumo eficiente de energía y por supuesto el ahorro en las facturas. Si hablamos de profesionales, hablamos de GESTORES ENERGÉTICOS.

Las residencias de personas mayores son sólo un ejemplo de los edificios que se pueden aprovechar de las subvenciones y ayudas estatales. Ahorremos energía para mejorar la situación de las personas.

Es tal la importancia que, recientemente, la Red de Energía de la Junta de Andalucía (REDEJA), cuya gestión se realiza a través de la Agencia Andaluza de la Energía, ha posibilitado un ahorro anual en el consumo energético de la administración andaluza de más de 5,3 millones de euros, gracias a las actuaciones de eficiencia energética y el uso de renovables llevadas a cabo en edificios públicos como hospitales, residencias de ancianos y sedes administrativas.

Por ejemplo, en la residencia de personas mayores de Linares (Jaén) se ha instalado una caldera de biomasa con la que se consigue un ahorro económico anual de 88.600 euros y reducir las emisiones contaminantes en 600 toneladas de CO2/año.

Por su parte, en la residencia de personas mayores La Orden, en Huelva, se han realizado una serie de actuaciones que redundan en un aumento de la eficiencia energética del edificio mediante el cambio de las calderas existentes por otras de alto rendimiento, la instalación de válvulas de regulación para los radiadores existentes y un nuevo sistema de control centralizado que gestiona de forma eficiente todas estas instalaciones. Esta actuación conlleva un ahorro de 35.400 euros anuales y dejar de emitir a la atmósfera 137 toneladas de CO2 al año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *